Tratamiento de los síntomas asociados a una úlcera en las piernas

Las úlceras venosas de la pierna son acompañadas a menudo de la hinchazón de los pies y de los tobillos (edema), que es causada por el líquido. Esto puede ser controlado por vendajes de compresión.

En este caso, ayuda mucho el mantener la pierna elevada siempre que sea posible, idealmente a una altura donde los dedos se encuentren al mismo nivel que los ojos, esto también ayudará a aliviar la hinchazón.

Para ello, puedes colocar una maleta, un cojín del sofá o una cuña de espuma debajo de la parte inferior de tu colchón, para ayudar a mantener las piernas levantadas mientras duermes.

También debes mantenerte lo más activo posible y tratar de continuar con tus actividades normales.

El ejercicio regular, como una caminata diaria, ayudará a reducir la hinchazón de las piernas. Sin embargo, debes evitar el pasar mucho tiempo, ya sea sentado o parado. Recuerda que ante un problema de úlceras por presión debes elevar tus pies por lo menos cada hora.

Algunas personas con úlceras venosas desarrollan erupciones cutáneas con piel escamosa y picazón.

Esto es a menudo debido al eczema varicoso, que se puede tratar con un humectante (emoliente) y ocasionalmente con una crema o ungüento corticosteroide suave. En casos raros, es posible que tengas que ser remitido a un dermatólogo (especialista en la piel) para un tratamiento.

La piel que pica también puede ser causada a veces por una reacción alérgica a los apósitos o cremas aplicados por la enfermera. Si esto sucede, es posible que necesites hacerte una prueba de alergias.

Es importante evitar rascarse las piernas si sientes picazón, ya que esto daña la piel y puede provocar úlceras ulteriores.

Para ayudar a que su úlcera se cure más rápidamente, sigue los siguientes consejos:

  • Trata de mantenerte activo caminando regularmente. Sentarse y permanecer inmóvil sin elevar las piernas puede hacer que las úlceras y la hinchazón empeoren.
  • Siempre que te encuentres sentado o acostado, mantén la pierna afectada elevada, con los dedos de los pies al nivel de los ojos.
  • Regularmente ejercita las piernas, moviendo los pies hacia arriba y hacia abajo, y rotándolos en los tobillos. Esto puede ayudar a estimular una mejor circulación.
  • Si tienes sobrepeso, intenta bajar de peso con una dieta saludable y ejercicio regular.
  • Deja de fumar y modera tu consumo de alcohol. Esto puede ayudar a curar la úlcera más rápido.
  • Tenga cuidado de no dañar tu pierna afectada y use calzado cómodo y bien ajustado.

La idea es llegar a tener complicaciones con este problema, sin embargo, es posible que una úlcera a veces produzca una gran cantidad de secreción y se vuelva más dolorosa.

También puede haber enrojecimiento alrededor de la úlcera. Estos síntomas y sensación de malestar son signos de infección.

Si tu úlcera se infecta, debe limpiarse y vendarse como de costumbre.

También debes elevar la pierna la mayor parte del tiempo y se te recetará un tratamiento de siete días con antibiótico.

El objetivo del tratamiento con antibiótico es eliminar la infección. Sin embargo, los antibióticos no curan las úlceras y sólo deben utilizarse en periodos cortos para tratar úlceras infectadas.

A estas alturas, debes seguir visitando a tu enfermera una vez a la semana, para que te apoye en cambiar tus vendajes y vendajes de compresión. También monitoreará la úlcera para ver qué tan bien está sanando.

Ten muy presente que, una vez que has tenido una úlcera venosa, es posible que se desarrolle otra úlcera después de un tiempo, quizás en meses o años.

El método más eficaz de prevenir esto es usar medias de compresión en todo momento. Con la asesoría de tu enfermera podrás encontrar una media que te ajuste correctamente y que puedas ponértela tu misma.

Comments are closed