Las enseñanzas

Hace poco tiempo estaba escuchando un programa de radio, dirigido especialmente a mamás y papás. Se dan desde consejos de salud y cuidados durante el embarazo hasta recomendaciones para elegir la ropa para bebé y los juguetes más adecuados, según la edad.

Por lo general, cuando termina el programa apago la radio, porque coincide con la hora en que debo salir de nuestro edificio de departamentos en la Condesa, para recoger a mi pequeña del kínder. Pero ese día no hubo clases, así que por curiosidad me quedé escuchando el programa siguiente; éste dedicó su espacio de ese día para hablar de temas bíblicos y religiosos, especialmente de los personajes importantes de la biblia.

En la biblia existen muchos personajes de suma importancia, una importancia que también depende mucho de la religión que uno profese, ya que si uno es judío, Abraham será el máximo de los profetas y si uno es cristiano, entonces Jesucristo será el máximo de los profetas enviados al mundo por Dios.

Generalmente, los grandes de los grandes dejan una frase o una enseñanza en específico, que les distingue tanto a ellos como a sus doctrinas y Jesucristo no es una excepción.

Muchas personas, aunque digan ser cristianas, muchas veces expresan su descontento, debido a que Nuestro Señor no dejó un mapa claro para la salvación, aunque su vida estuvo llena de parábolas; sin embargo, Cristo dejó muy en claro el camino al cielo, en la única oración, que se llama el Padre Nuestro.

Esta oración se divide en varias partes que enseguida veremos:

Padre Nuestro que estás en el cielo  

En esta frase, Cristo nos dice que lo primero que debemos de hacer en todo en nuestra vida es hacer referencia a Dios padre todo poderoso, siendo ésta también la razón por la cual el primer mandamiento de la ley de Dios es “Amarás a Dios sobre todas las cosas”.

Santificado sea tu nombre 

Esta frase hace referencia a la santificación absoluta del Nombre de Dios, al que nunca se debe de tomar en vano, ya que el nombre de Dios es la llave a todo el universo en todo su esplendor y en toda su forma.

Hágase Señor tu voluntad en la tierra como en el cielo

En esta frase, Cristo hace referencia a que la voluntad de Dios no tiene principio y no tiene fin y es además la fuerza creadora de todo lo visible y lo invisible, ya que fue la voluntad de Dios la que creó todo el universo.

Danos hoy nuestro pan de cada día

En esta frase encomendamos a la voluntad de Dios no solo nuestro alimento diario, sino todo aquello necesario para la vida física y del espíritu para poder hacer honor a su voluntad.

Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden

Aquí Cristo nos habla del corazón de la religión cristiana, sin la cual la entrada al cielo no será posible ya que el perdón es la enseñanza máxima de Cristo a sus seguidores y al mundo entero.

No nos dejes caer en la tentación y libéranos del mal   

En esta frase Jesús nos dice que siempre oremos a nuestro padre por que aleje a las tentaciones tendidas y tejidas por el enemigo para arrastrar a las almas a los infiernos tras nuestro último respiro.

En estas palabras se encuentra resumida todas las enseñanzas de Cristo para el mundo.

Comments are closed