Cinco preguntas a responder antes de colocar pisos de madera

La madera es un material que a todos cautiva y es raro el hogar en el que no se quiera tener al menos un pequeño mueble fabricado con ella.

Quizá lo que más nos atrae de la madera es su belleza natural. Tenerla en casa es rescatar un poco de esa armonía con el mundo que tanto necesitamos.

El único “pero” que podría ponerse al uso de accesorios, muebles o pisos de madera es el impacto ambiental que su producción pueda causar. Sin embargo, las mejores compañías en esta industria respetan las condiciones de tala y cumplen las prácticas debidas de reforestación, por lo que incluso constituyen empresas que operan de manera sustentable.

Entre las distintas alternativas para incluir la madera en el diseño de tu hogar está la instalación de pisos de madera. Las ventajas de llevar a cabo este proyecto son muchas; este tipo de pisos conservan el calor, crean un ambiente acogedor, aportan elegancia y combinan con diversos estilos.

No obstante, también se deben considerar factores que hasta cierto punto pueden resultar adversos, como el tiempo que puede tardar la instalación, los cuidados que requiere cada piso, la actividad que se tenga en el hogar y, sobre todo, el costo.

En este artículo presentamos cinco preguntas que conviene responder antes de colocar pisos de madera en el hogar. Dedicar un tiempo a pensar en ellas puede hacer toda la diferencia entre una inversión exitosa y satisfactoria, o un constante dolor de cabeza.

  1. ¿Cuál es mi presupuesto?

Sí, desafortunadamente los pisos de madera de buena calidad son caros. La ventaja es que hacer una buena elección y dar el mantenimiento adecuado garantiza su durabilidad.

También puedes considerar otras alternativas, como los pisos laminados, con diseños y acabados que imitan fielmente la madera y que también pueden ser de un gusto excelente.

Ahora bien, la clave para aprovechar al máximo tu presupuesto es considerar el proyecto como una inversión y recordar que lo más conveniente es invertir en calidad y durabilidad.

Si tu presupuesto actual no es suficiente para comprar madera, pero crees que con un poco de paciencia y ahorro puedes conseguirlo, mejor aguarda un poco. Verás que la espera valdrá la pena.

  1. ¿De cuánto tiempo dispongo para el proyecto?

Una instalación de calidad toma su tiempo y dependiendo del tipo de piso de madera que quieras instalar, puede prolongarse y causar mayores interferencias con tus actividades cotidianas.

Toda remodelación en el hogar implica ciertos sacrificios, pero si sabes que en ese momento no tendrás la paciencia ni la disponibilidad para que se haga un buen trabajo, conviene dejarlo para más adelante, en vez de irte por soluciones precipitadas.

  1. ¿Qué tipo de actividades se llevan a cabo en el hogar?

¿Haces algún ejercicio en casa? ¿Recibes invitados con frecuencia? ¿Tienes mascotas o niños pequeños? Aunque responder afirmativamente a estas cuestiones no significa que renuncies a tus pisos de madera, sí debes considerar algunos detalles adicionales para cuidarlos.

Una de las desventajas de las superficies de madera es que pueden rayarse con facilidad. Si a causa de tus actividades es común que se muevan muebles o accesorios, que transite mucha gente (como en una fiesta o un baile) o que los niños entren con todo y patines, debes dar un tratamiento protector a tus pisos, o bien colocar tapetes en las áreas donde se registre más movimiento. También puedes optar por madera de tonos oscuros, para que las manchas o tallones sean menos visibles.

  1. ¿Hay humedad en casa?

Si existen filtraciones de agua o humedad, es preciso repararlas antes de colocar los pisos, porque pueden causar daños irreparables a la madera. Si el problema es la humedad ambiental, existen métodos para proteger la madera, como la aplicación de cera incolora, que produce un efecto de sellado.

  1. ¿Tengo tiempo y recursos para el mantenimiento?

Cuando se hace una instalación de calidad y se aplican los acabados adecuados para el tipo de ambiente y uso, el cuidado de los pisos de madera no es complicado, aunque sí debe ser constante. En cualquier caso, en algunas ocasiones será necesario pulir, encerar o reaplicar el tratamiento inicial y para que dicho mantenimiento se haga de la mejor forma, lo mejor es dejarlo en manos de profesionales.

Comments are closed