Básicos para tu primer departamento

Existen diversas experiencias que pueden considerarse un ritual de paso hacia la vida adulta. Unos consideran que es el primer trabajo; el momento en que, además de poner en práctica la formación que adquirimos, empezamos a tener ingresos propios y con ello ganamos independencia económica.

Otros, entre quienes me incluyo, piensan que tal independencia se concreta en el momento en que se asume la responsabilidad de vivir por cuenta propia; ya sea en un apartamento para uno solo o en un espacio compartido con otras personas, pero en el que ya no se depende de la familia para que nos resuelva hasta los contratiempos más triviales.

Por lo general, el primer departamento al que nos mudamos cuando nos emancipamos de la familia es uno rentado. Esto, en cierta medida, es lo más adecuado, porque si bien al rentar no invertimos en algo que será nuestro, sí tenemos la oportunidad de comprobar qué tan listos estamos para manejar las responsabilidades de una casa y qué tan adecuado es el lugar que elegimos para vivir. Más adelante y si las cosas funcionan bien, podemos pensar en una hipoteca, para comprar el lugar que rentamos, si existe la posibilidad, o para buscar otro con mejores condiciones.

Muchos de los departamentos que se alquilan suelen estar amueblados, al menos con lo básico para vivir. Sin embargo, esto puede subir el costo de la renta. Por otra parte, hay distintas ideas en torno a qué constituye “lo básico”. Algunos propietarios ofrecerán el departamento hasta con televisor en la sala, diversos electrodomésticos y hasta utensilios de cocina, mientras que otros pensarán que con una estufa y un refrigerador basta para satisfacer las necesidades de alimentación y un sofá cama es lo elemental que puede requerirse para estar cómodo y descansar.

Si tu arrendador está en este último grupo o si encuentras un departamento sin amueblar, que realmente es una ganga y vale la pena el gasto en muebles, aquí te recomendamos lo básico que necesitas para entrar a vivir en tu nuevo hogar.

Equipo básico de cocina

La estufa y el refrigerador, que ya mencionamos, son esenciales para tu nueva vida independiente. Es cierto que representarán un buen gasto, pero vale la pena, si consideras que te ahorrarás mucho al preparar tus alimentos y no tener que comer todos los días en restaurantes. Si solo vivirás tú en el departamento y no piensas cambiar a esa situación a corto plazo, puedes optar por opciones más económicas y prácticas, como un frigobar y una pequeña parrilla.

Además de estos electrodomésticos, es importante contar con utensilios de cocina; por lo menos un juego de sartenes y ollas.

Cama y colchón

Un sofá-cama puede ser una opción tentadora para economizar, así como para ahorrar espacio, si el departamento no es muy grande. No obstante, este tipo de muebles no están fabricados para dormir en ellos a diario y a la larga, tu espalda resentirá el haber dormido en un soporte inadecuado. Es mejor invertir en un buen colchón individual y en una base adecuada y no tener que gastar en ortopedistas después.

Mesa y sillas

Ya sea que te guste recibir invitados o que prefieras la tranquilidad de una buena comida a solas, es importante contar aunque sea con un juego de mesa y sillas plegables. Podrías pensar que no necesitas un comedor para ti solo y que bien puedes tomar tus alimentos en el sofá; sin embargo, tener un espacio adecuado para comer también sirve para mejorar los hábitos alimenticios. Si te acostumbras a que sólo se puede comer en el comedor, por pequeño que éste sea, evitarás la tentación de comer cualquier antojito cada vez que te sientas en el sillón.

Comments are closed